Top 10 Islas y Áreas Naturales Protegidas de la Riviera Nayarit

La Riviera Nayarit y sus más de 300 kilómetros de costa, es el hogar de paradisíacas islas repletas de vida salvaje y aventura, cada una de ellas con una excepcional oferta turística.

Además de sus islas, algunas decretadas como Áreas Naturales Protegidas (ANP), existen otras regiones a lo largo de este corredor turístico con esa etiqueta, que ofrecen paisajes excepcionales y la posibilidad de brindar a los viajeros experiencias únicas.

Las ANP tienen como propósito la conservación del patrimonio natural a través del manejo y administración de dichas áreas, además de permitir una derrama económica significativa para la gente que vive en las zonas de influencia.

1. Islas Marietas
Formadas gracias a la actividad volcánica, estas islas fueron declaradas Parque Nacional y Área Natural Protegida en México, así como distinguida por la UNESCO como Reserva de la Biósfera. Son el hogar de miles de aves y sus aguas circundantes ofrecen una oportunidad de primer nivel para bucear. Uno de sus mayores atractivos es la Playa Escondida (conocida por algunos como Playa del Amor), situada en la Isla Redonda, y aunque el acceso es limitado, eso no impide disfrutar playa La Nopalera, praticar el kayak, esnorkel, buceo y tabla larga de surf con remo.

2. Islas Marías
Además de funcionar como un penal, las Islas Marías son un paraíso natural poco explorado, con declaratoria en 2010 como Reserva de la Biósfera por la UNESCO. Se trata de un conjunto de cuatro islas localizadas en el océano Pacífico, exactamente a la altura de San Blas, Nayarit. La de mayor superficie es la Isla Madre, a la que le siguen María Magdalena, María Cleofas y el islote de San Juanito. María Madre, además de ser la más grande, es la única que se encuentra habitada y alberga la Colonia Penal Federal Islas Marías, una prisión que fue instalada ahí el 12 de mayo de 1905.

3. Isla del Coral
La Isla del Coral se ha convertido en un icono turístico de Rincón de Guayabitos, con su hermosa playa (certificada como Playa Limpia por la SEMARNAT) que semeja un acuario natural impresionante en el que se puede practicar buceo y snorkel, al tiempo que se admira la gran variedad de fauna y flora marina. En sus aguas cristalinas es común ver mantarrayas, tortugas, estrellas de mar, flor blanca, palmitas y peces multicolores. Se localiza a 3 kilómetros de Rincón de Guayabitos.

4. Isla Isabel
Originada por la actividad volcánica subacuática, esta Reserva de la Biósfera es un paraíso casi virgen, una experiencia asombrosa reservada para los viajeros que valoran el contacto con la naturaleza. Se localiza a dos horas en lancha de la costa de San Blas. Es además un Parque Nacional con una superficie montañosa que incluye acantilados y vistas panorámicas del océano Pacífico. Mantarrayas, ballenas jorobadas y hermosos corales esperan a buzos recreativos y profesionales que buscan espectaculares paisajes marinos.

5. Isla de Mexcaltitán
Un viaje a Mexcaltitán conduce a los visitantes a un mundo lleno de misterio, historia y experiencias culturales únicas. La isla es conocida como la cuna de la civilización azteca o la “Venecia de Nayarit” debido a los muchos canales que atraviesan la isla. Saliendo de La Batanga en un bote de motor, a 30 minutos del pueblo de Santiago Ixcuintla (una hora de viaje desde San Blas), los visitantes se encontrarán con manglares, islotes y cuevas, además de una rica variedad de animales marinos y exóticos. Como no existe el transporte público o privado, la única forma de recorrer la isla es a pie.

6. Islote Tatei Haramara
Tatei Haramara, la famosa roca blanca (Washiewe o Waxiewe Blanco vapor) que se ubica frente a la Playa del Rey, en San Blas, es para la cultura Wixárika, la forma física de la misma diosa Haramara y primer objeto sólido del mundo. Según la leyenda Huichol, Tatei Haramara es el origen de toda la vida, ya que al mar se le considera “nuestra madre” y fue el lugar de donde salieron los dioses para emprender el camino sagrado a Wirikuta, en la sierra de Catorce, San Luis Potosí. Éste es uno de los lugares más sagrados para los huicholes, coras y mexicaneros.

7. Isla Jaguar-Marismas Nacionales
El corredor turístico “Isla Jaguar” fue creado con el fin de difundir la riqueza natural de los ecosistemas que existen en la región. Se trata de uno de los lugares más emocionantes e interesantes de la costa nayarita; localizado en el municipio de Santiago Ixcuintla, en la zona de las Marismas Nacionales. Es considerado una Reserva de la Biósfera, con numerosas especies animales y vegetales. Así mismo, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) estudia a los jaguares de la zona desde hace tres años por lo que han instalado cámaras ocultas que captan el paso de estos formidables felinos.

8. Sierra de Vallejo
La reserva Sierra de Vallejo comprende 63 mil 598 hectáreas, de las cuales 26 mil 174 corresponden al municipio de Compostela y 37 mil 424 al municipio de Bahía de Banderas. Asimismo, existe un área de 2000 hectáreas que fue decretada Santuario del Jaguar.  Es una de las zonas de bosque y selva tropical mejor conservada de la costa del Pacífico, y gracias al esfuerzo de varias asociaciones civiles ha sido declarado Área Natural Protegida en 2012. Dada su importancia ambiental, es patrimonio de todos los nayaritas, de los mexicanos y del mundo entero.

9. La Tovara
Cuando se viaja al histórico Puerto de San Blas, una de las experiencias recomendadas es el paseo por el Parque Nacional La Tovara en una pequeña embarcación de motor que llevará al viajero a través de los manglares.  Durante cualquier época del año, el visitante podrá descubrir variedades endémicas de aves y durante la temporada invernal (enero a marzo), la región se convierte en el escenario de 80 por ciento de las migraciones de aves provenientes de Norteamérica. Al finalizar el paseo, se recomienda visitar el cocodrilario ubicado en el mismo parque.

10. Sierra de San Juan
La Sierra de San Juan fue decretada en 1987 como “Reserva de conservación y equilibrio ecológico y regeneración del medio ambiente del estado de Nayarit” con el fin de suspender la explotación de depósitos de tierra jal, así como toda aquella actividad que lesionara a su flora y fauna.  La sierra, y en especial el Cerro de San Juan, es una buena opción para practicar el senderismo, ya que cuenta con varias rutas con magníficos panoramas de las poblaciones cercanas como Tepic, Xalisco, Francisco I Madero, entre otras. Posee una gran diversidad de flora y fauna, con siete tipos de vegetación natural, 1,250 especies de plantas y helechos, 31 endémicas, y un registro de 370 especies de aves.